.
Connect with us

Viajes

Tapati Rapa Nui: el festival cultural más importante de la Isla de Pascua

Tapati Rapa Nui

La Tapati Rapa Nui es el festival étnico y cultural más importante de Isla de Pascua, e inclusive de Chile. Este evento se celebra los primeros 15 días de febrero desde 1980.


Tapati Rapa Nui, en la lengua local significa «Semana de Rapa Nui». El festival cultural consiste en diversas actividades deportivas y culturales ancestrales, como también artesanales, agrícolas y gastronómica, culminando con la coronación de la reina de la Tapati.

El festival se realiza en febrero debido al clima y a eventos astronómicos que en los usos y costumbres ancestrales del pueblo rapanui. El principal motivo de la Tapati es el celebrar la elección de la reina, cuya vigencia será hasta la entrega de la corona y banda.

La Tapati Rapa Nui consiste en elegir dos clanes por sorteo, y cada grupo elije a su candidata a reina. Cada prueba y competencia otorga puntos según su dificultad. Estos clanes evocan las rivalidades de los antiguos ancestros que gobernaban la isla.


La participación en la Tapati involucra tanto a los descendientes de los primeros pobladores, habitantes chilenos y extranjeros que viven en Rapa Nui. El arraigo al festival es tal, que cada habitante se involucra durante todo el año para entrenarse en alguna prueba en particular, otros ensañan los bailes, otros ahorran dinero para embellecer su casa, etc. El ánimo en la Tapati es tan efusivo y alegre que contagia a los turistas al punto que se sienten parte del evento.

El festival coincide con el verano austral, por lo tanto, coincide con la temporada alta del hemisferio sur. Los viajeros y turistas colapsan las reservas de vuelos y obviamente las habitaciones disponibles en cada hotel de la isla. En los últimos años, los locatarios ofrecen habitaciones y te adoptan como parte de la familia mientras estés en la Tapati. Por lo tanto, es altamente recomendable reservar los vuelos y habitaciones con varios meses de antelación para que puedas disfrutar el festival.

La celebración Tapati en su programa tiene diferentes actividades y competencias en las que los habitantes de Rapa Nui se reencuentran con su música, gastronomía, destrezas físicas, arte y su mitología ancestral.

Las competencias deportivas se inspiran en el antiguo culto Tangata Manu, el cual debe competir con su rival Hopu Manu. El Tau’a Rapa Nui (triatlón) se lleva a cabo en el interior del cráter de Rano Raraku (volcán extinto). En este triatlón los participantes deben remar de un extremo a otro (Vaka Ama); en la orilla deben correr alrededor del lago con dos cabezas de platanos (Aka Venga) y finalmente regresar nadando (Pora).

Otra competencia deportiva es el Haka Pei, y consiste en deslizarse ladera abajo unos 200 metros con una inclinación de 45° encima de un trineo de 2 troncos de plátanos, alcanzando una velocidad de 80 km/h. El ganador será aquel que consiga recorrer la mayor distancia sin caerse.

Rapa Nui tiene cientos de caballos y la prueba ecuestre no puede faltar. Las competencias se hacen en modo carrera sin montura y los tramos son de 500 y 1000 metros.

Los remeros de Rapa Nui son reconocidos internacionalmente, y la prueba consiste en remar canoas polinésicas (Haka Honu) tramos de 3 a 5 kms las peligrosas aguas de Hanga Roa.

La pesca deportiva (Here) es otra actividad y deben pescar en la orilla y bajo el agua con un lazo. Esta actividad sorprende a muchos turistas por la impresionante manera de cómo capturan los peces.

El Mahute es una planta y la prueba es confeccionar lienzos, adornos y vestuarios como lo realizaban los primeros habitantes polinésicos. La ganadora es quien consiga la tela más grande y fina.

La Tapati Rapa Nui tiene una infinidad de concursos como el Orongo, Mangai, Rongo Rongo, Pipi, exposiciones agrícolas, competencias gastronómicas como el Umu Tahu y el Tunu Ahí.

Ya finalizando el festival, las representaciones artísticas y musicales al son de ritmos autóctonos con elaboradas coreografías resulta absolutamente espectacular.

Asistir a Tapati Rapa Nui en la Isla de Pascua es una experiencia única y vale la pena presenciarla. Los turistas terminan enamorados de la cultura, sus tradiciones, los paisajes y el estilo de vida que llevan. Algunos suelen quedarse e invierten en la comunidad, otros regresan años después con sus familias y amigos.