.
Connect with us

Curiosidades

Súcubo: demonios femeninos que visitan a hombres solitarios

Súcubo

Las súcubos son demonios femeninos de gran belleza y cuerpos fantásticos que buscan placer con hombres, en su mayoría a vírgenes, divorciados, viudos y religiosos o espirituales, según las leyendas medievales occidentales.


El objetivo de las súcubos es drenar la energía vital de las víctimas durante la relación sexual mientras el hombre está durmiendo y está más vulnerable, de aquí viene el concepto de «sueños húmedos» y «parálisis del sueño».

Las súcubos entran a la mente de la víctima y buscan sus fantasías sexuales más secretas y torcidas, amores platónicos para crear un sueño muy erótico con sensaciones reales que impidan que la víctima despierte o entre en razón.

Se cree que las demonios súcubos son los mismos que los íncubos y estos se adaptan según la orientación sexual que tenga la víctima, pero en diversas leyendas y mitos, esta creencia se descarta, ya que en muchos pueblos, tanto las súcubos como los íncubos tienen sus propios nombres y razgos físicos.

La súcubo más famosa es Lilith, la primera mujer creada por Dios, el cual dejó el Eden por su propia cuenta y cayó a la Tierra cerca del Mar Rojo en el Medio Oriente, para mezclarse con los demonios y ángeles caídos que ya habitaban la zona.

Las súcubos eligen a la víctima y una vez acechado, comienza durante varias noches a regalarle sueños húmedos y lujuriosos, en donde por pequeñas fracciones de segundo, comienza a mostrar su verdadero rostro para que el cerebro lo asimile cuando esta aparezca.

Ningún hombre logra recordar la escena con el demonio lujurioso pero si percibe que tuvo sueños eróticos en su ropa interior, pijama o sábanas; al punto de tomarlo hasta agradable.

El hombre por más que recuerde haber dormido y descansado, tiene cansancio, fatiga y mucho sueño; esto es porque ha sido vampireado energéticamente.

Aunque el concepto de súcubo esté arraigado en la población, esto no deja de ser una leyenda universal, ya que no hay evidencias tangibles que confirmen la existencia de las súcubos.